Skip to main content

¿Qué es un concurso de acreedores y que consecuencias tiene?

que-es-un-concurso-de-acreedores

¿Qué es un concurso de acreedores? Se trata de un procedimiento legal al que recurren las empresas en situación de insolvencia para proteger a los acreedores y garantizar su supervivencia. A través del concurso, se busca afrontar las deudas y evitar la liquidación del patrimonio.

Este proceso consta de varias fases, donde se pueden renegociar pagos, liquidar activos o llegar a un convenio. Las consecuencias para la empresa pueden ser la suspensión de pagos, reestructuración de deudas o incluso la disolución. Los acreedores pueden experimentar retrasos e impagos.

Por ello, es fundamental contar con asesoramiento legal especializado en este ámbito, como el que ofrecen los abogados concursales especializados de Valero San Román para asegurar un correcto procedimiento.

¿Qué es un concurso de acreedores?

Ahora bien, para saber con mayor exactitud qué es un concurso de acreedores, es importante detallarlo como definición y concepto, la situación de insolvencia y cómo se solicita, así como los diferentes tipos de concurso de acreedores que existen.

El concurso de acreedores es un proceso legal que tiene como objetivo garantizar la supervivencia de una empresa en situación de insolvencia y proteger los intereses de los acreedores.

A través de este procedimiento, se busca que el deudor insolvente pueda hacer frente a la mayor parte de sus deudas, aunque no siempre sea posible pagarlas en su totalidad.

Situación de insolvencia y solicitud del concurso

Para iniciar un concurso de acreedores, la empresa debe encontrarse en situación de insolvencia actual o previsible, lo que significa que no puede cumplir regularmente con sus obligaciones de pago.

Para tener claro qué es un concurso de acreedores, es importante destacar que puede ser voluntario (cuando es el propio empresario quien lo solicita) o necesario (cuando es solicitado por los acreedores después de intentar recuperar una deuda sin éxito).

Tipos de concurso de acreedores

Existen diferentes tipos de concurso de acreedores. Como mencionamos anteriormente, puede ser voluntario o necesario. Además, hay diferentes clasificaciones en función del tamaño de la empresa:

  • Concurso de acreedores ordinario
  • Concurso de acreedores abreviado
  • Concurso de acreedores de gran empresa.

Cada tipo de concurso tiene sus propias características y requisitos específicos, por lo que es importante conocer esta información para definir qué es un concurso de acreedores en cada caso.

Procedimiento del concurso de acreedores

El concurso de acreedores sigue un proceso estructurado compuesto por diferentes fases y trámites legales que deben llevarse a cabo. A continuación, se detallan las etapas principales:

Actos previos y presentación de documentos

En esta etapa inicial, se da inicio al procedimiento presentando los documentos necesarios ante el Juzgado de lo Mercantil. El deudor debe aportar la documentación que justifique su situación de insolvencia.

Fase común: obligaciones y responsabilidades

Una vez admitido el concurso, se establecen una serie de obligaciones y responsabilidades tanto para el deudor como para los acreedores. El deudor debe colaborar con la administración concursal, facilitando la información necesaria para la viabilidad del procedimiento.

Fase de resolución: convenio o liquidación del patrimonio

En esta fase, se busca encontrar una solución para hacer frente a las deudas. Si es posible, se puede llegar a un convenio entre el deudor y los acreedores, estableciendo nuevas condiciones de pago y quitas.

De no ser viable, se procederá a la liquidación del patrimonio del deudor.

Calificación del concurso

Una vez finalizado el proceso, se realiza la calificación del concurso, la cual determina si ha sido fortuito o culpable. Esta calificación lleva consigo una serie de efectos legales y financieros que afectan tanto al deudor como a los acreedores involucrados.

Es importante tener en cuenta que el procedimiento del concurso de acreedores puede ser complejo y requiere el asesoramiento de abogados especializados como el equipo de abogados concursales de Valero San Román para garantizar el cumplimiento de los trámites legales adecuados durante todo el proceso.

que-es-un-abogado-concursal

¿Qué consecuencias tiene el concurso de acreedores?

El concurso de acreedores conlleva una serie de consecuencias tanto para la empresa insolvente como para los acreedores involucrados, pero ¿qué consecuencias tiene le concurso de acreedores? A continuación, vamos a analizar las principales en cada caso.

Para la empresa: suspensión de pagos y reestructuración de deudas

Una de las principales consecuencias del concurso de acreedores para la empresa es la suspensión de pagos. Durante el procedimiento, la empresa puede dejar de pagar a sus acreedores mientras se busca una solución viable para afrontar las deudas.

Esta suspensión de pagos permite a la empresa contar con un plazo para reestructurar su deuda y buscar alternativas de pago.

Además, el concurso de acreedores permite a la empresa negociar con sus acreedores la renegociación de plazos o la reducción de la deuda. Esto se realiza con el objetivo de lograr un acuerdo que permita a la empresa continuar con su actividad y hacer frente a sus obligaciones económicas.

Para los acreedores: impago y retraso en el cobro

En lo que respecta a los acreedores, saber qué es un concurso de acreedores supone un impago total o parcial de las deudas que tienen pendientes con la empresa insolvente. Esto significa que los acreedores no recibirán el importe completo de la deuda en todos los casos, ya que depende de la disponibilidad de recursos y de las medidas acordadas dentro del proceso concursal.

Asimismo, los acreedores pueden experimentar retrasos en el cobro de sus deudas. El concurso de acreedores implica un proceso que puede llevar tiempo, por lo que los acreedores pueden tener que esperar hasta que se resuelva el procedimiento para recibir el pago de sus créditos.

Exoneración de deudas y disolución de la empresa

En determinadas circunstancias, el concurso de acreedores puede llevar a la exoneración de deudas para la empresa insolvente. Esto significa que parte o la totalidad de las deudas pueden ser perdonadas, lo que brinda una oportunidad para que la empresa pueda iniciar nuevamente sin la carga de estas obligaciones económicas.

Sin embargo, en casos extremos en los que no se encuentre una solución viable para la empresa y no sea posible satisfacer las deudas, el concurso de acreedores puede llevar a la disolución de la empresa, lo que implica el cese de la actividad de la empresa y la liquidación de su patrimonio para intentar cubrir parte de las deudas pendientes.

Valero San Román, la importancia de contar con abogados concursales especializados

que-consecuencias-tiene-el-concurso-de-acreedores

Ahora que ya sabes qué es un concurso de acreedores, incluyendo sus implicaciones legales y financieras, es fundamental contar con abogados especializados en concursos de acreedores que puedan brindar un asesoramiento adecuado como en Valero San Román.

Nuestros profesionales conocen a fondo la legislación y los procedimientos que deben seguirse, lo que garantiza que todas las acciones legales se realicen correctamente.